Experimenta la lengua de gato para tener tu mayor placer

lengua-de-gato-placerdelavida

La lengua de gato ofrece al ser humano su primera experiencia erótica: mamar del pecho

Este primer contacto, la lengua de gato la convierte en un instrumento erótico, destinado a satisfacer los deseos sexuales a través del sexo oral.

Al igual que el 69, es una postura de sexo oral, independiente de las de penetración vaginal o anal.

La lengua de gato expone los genitales femeninos a la boca de él/ella y los deja a merced de sus habilidades.

La mujer eleva las piernas en el borde de la cama, mientras su pareja le espera arrodillado, listo para iniciar el cunnilingus.

La parte más privada de ella se entrega a la experiencia de ser lamida, por su amante. Él/ella la degusta con ternura e inicia el recorrido despacio besando delicadamente la parte interna de los muslos, acariciando los labios con la boca.

Cada serie de estímulos orales durará unos diez segundos, destinando cinco para lamer cada zona y cinco para abarcar toda la vulva.

Una vez que la excitación aumente, se abren los labios con los dedos y se estimula el clítoris. La lengua, protagonista absoluta, siempre se mantendrá lubricada para un contacto agradable en esta zona tan sensible.

Los besos húmedos recorren los labios menores y el monte de Venus.

Combinando las lamidas con la succión se alcanza un placer intenso que hará desear otros juegos sexuales.

 Fuente: http://www.doctissimo.com/es/sexualidad/galerias-sexualidad/kamasutra/la-lengua-de-gato