El método Karezza – Sexo sin Orgasmo

placerdelavidakarezza

 

 

El método Karezza – Sexo sin Orgasmo

El término Karezza tiene su origen en la palabra italiana carezza, que significa caricia, y refleja muy bien en qué consiste esta experiencia sexual, que se basa en el intercambio de besos, caricias, abrazos, sexo oral, masajes, sonrisas,…

Karezza es una técnica que se centra en la estimulación mutua con el fin de prolongar el placer sin llegar al orgasmo. Se prolonga el placer y se refuerzan los vínculos afectivos y emocionales de la pareja.

Recomendaciones:

Tiempo
Esta técnica necesita tiempo y dedicación, y la pareja debe encontrarse lo más cómoda y relajada posible. Podéis empezar realizando técnicas de respiración –inhalando suavemente por la nariz y exhalando por la boca– que os ayuden a liberar tensiones.

Lentitud
Las caricias, los besos y los movimientos lentos, suaves, proporcionan placer y facilitan el control de la excitación.

Creatividad
Utiliza la imaginación para probar cosas nuevas y acaricia el cuerpo explorando todas las zonas erógenas de tu pareja.

Contacto físico
Permaneced abrazados, apoyad el oído sobre el pecho del otro para escuchar el ritmo de su respiración y los latidos de su corazón…

Sin palabras
No es necesario hablar; sonreír, miraros a los ojos, y emitir sonidos que demuestren vuestra satisfacción, es suficiente para comunicarse durante el encuentro.

Beneficios del método Karezza:

Adicción al sexo
Los adictos al sexo, por ejemplo, pueden mejorar su autocontrol al sentir y proporcionar placer evitando llegar al orgasmo.

Disfunción eréctil
Cuando los problemas para conseguir o mantener una erección son de índole psicológica, el método Karezza por una parte libera al afectado del sentimiento de ‘tener que cumplir en la cama’ y, por otra, el hecho de dedicar todo el tiempo que se desee a los juegos preliminares favorece el proceso de excitación masculina y puede contribuir a que se produzca la erección.


Vaginismo
En el caso del vaginismo, que consiste en una contracción involuntaria de los músculos de la vagina que dificulta o impide el coito, esta técnica permite que las mujeres que lo padecen disfruten de las relaciones sexuales sin miedo al dolor que les puede causar la penetración, o a los problemas de pareja que se derivan de los intentos infructuosos.

Autora: Lali de @PlacerdlVida